08 julio 2011

Fragmento de "Harry Potter y el Cáliz de Fuego" (J.K. Rowling).


Lentamente, con el rostro crispado como si prefiriera hacer cualquier cosa antes que aproximarse a su señor y a la alfombra en que descansaba la serpiente, el hombrecito dio unos pasos hacia adelante y comenzó a girar la butaca. La serpiente levantó su fea cabeza triangular y profirió un silbido cuando las patas del asiento se engancharon en la alfombra. Y entonces Frank tuvo la parte delantera de la butaca ante sí y vio lo que había sentado en ella. El bastón se le resbaló al suelo con estrépito. Abrió la boca y profirió un grito. Gritó tan alto que no oyó lo que decía la cosa que había en el sillón mientras levantaba una varita. Vio un resplandor de luz verde y oyó un chasquido antes de desplomarse. Cuando llegó al suelo, Frank Bryce ya había muerto.

Alguien se ha abierto.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Confieso que aunque tengo todos en mi casa, no he leído ninguno (sólo por falta de tiempo, no da lugar en la vida para leerlo todo, y una siempre, sin querer establece prioridades...:), pero sí puedo decir que las dos personas que se han leído todos, mi marido y mi hijo, coinciden en decir que éste es el mejor de todos, y este fragmento desde luego denota gran calidad.
Mi pregunta en torno a estos títulos es siempre la-s misma-s... ¿cuánto le pagarán al negro?, ¿quién será el negro?, esto si me pongo en plan tocapelotas, claro, pero yo creo que a la Sra. Rowling le dará igual que me ponga así , vamos, que no se molestará por mi salida de tono...:D.
Un besazo