17 febrero 2011

Fragmento de "Jornadas de cielos invisibles" (Patricio Cuadra).


Esta mañana recomendamos el libro "Jornadas de cielos invisibles", el cual puede adquirirse a través de internet en el enlace que adjuntamos AQUÍ.




Esa mañana no salió de la cama. Esa mañana la radio sonó a las siete, él abrió los ojos, no vio por qué tenía que levantarse, se dio la vuelta e ignoró el son las siete de la mañana, las seis en la comunidad isleña. Lo que él no sabía es que el otro, al escuchar el arranque de la radio a las siete de la mañana se pasó la mano por la cara, se rascó la cabeza de manera distraída y se puso en pie, entró en el cuarto de baño, orinó, se lavó las manos y metió el café con leche en el microondas mientras las noticias de la mañana hacían eco desde el dormitorio.

Él seguía en la cama y no escuchó el ruido de la cisterna, ni el ping del microondas, ni el agua de la ducha, ni el abrir y cerrar de puertas, ni el tintineo de las llaves del otro al salir de casa.
El otro salió del portal y se dirigió a la boca del metro, un trasbordo, un largo pasillo, la salida que siempre estaba allí. Hacía frío, había niebla, la oficina, murmura un buenos días al que sólo responde el sonido de los teléfonos.

2 se abrieron.

Virginia dijo...

Tiene buena pinta... ya te diré.

JUFRAHEMI dijo...

Tanto tiempo sin leerte... me da gusto pasar y ver que aún escribes.

Saludos