21 enero 2011

Fragmento de "Rosario Tijeras" ( Jorge Franco Ramos).


Como a Rosario le pegaron un tiro a quemarropa mientras le daban un beso, confundió el dolor del amor con el de la muerte. Pero salió de dudas cuando despegó los labios y vio la pistola.
-Sentí un corrientazo por todo el cuerpo. Yo pensé que era el beso... -me dijo desfallecida camino al hospital.
-No hables más, Rosario -le dije, y ella apretándome la mano me pidió que no la dejara morir.
-No me quiero morir, no quiero.
Aunque yo la animaba con esperanzas, mi expresión no la engañaba. Aun moribunda se veía hermosa, fatalmente divina se desangraba cuando la entraron a cirugía. La velocidad de la camilla, el vaivén de la puerta y la orden estricta de una enfermera me separaron de ella.

2 se abrieron.

Virginia dijo...

Exagerado y dramático, ¿Que más se puede pedir? (por si me quedaban dudas, acabo de confirmarlo...)

Madame X dijo...

Eros y Thanatos tan cerca siempre...