01 julio 2010

Fragmento de “Sexus” (Henry Miller).



Me cogió por la nuca y me metió la cabeza a la fuerza en su entrepierna. “Voy a conducir despacio como has dicho”, susurró, “quiero que me la chupes. Después de eso, estaré listo para echarte un polvo como Dios manda”. Era tan enorme, que creí que iba a asfixiarme. Sentí ganas de morderlo. De verdad, Val, nunca había visto una cosa igual. Me obligó a hacerle de todo. “Ya sabes lo que quiero”, dijo, “Usa la lengua. No es la primera vez que te metes una picha en la boca”. Al final, empezó a moverse hacia arriba y hacia abajo, a meterla y sacarla. Me tuvo todo el tiempo cogida de la nuca. Estaba a punto de volverme loca. Entonces se corrió... ¡pufff! ¡Qué asco! Creí que no acabaría nunca de correrse. Aparté la cabeza rápidamente y me echó un chorro a la cara... como un toro.

2 se abrieron.

emmagunst dijo...

Hace muchos años que por una u otra razón (siempre estúpida) no compro el libro de henry m., cuánto me he equivocado!

Maria Varu dijo...

y cómo se moderniza este jardín!
trabajo tuve para hallar la entrada, realmente queda muy bien...
el señor Miller siempre es actual, sus flores no se marchitan...

un placer pasar de nuevo
felicidades jardinero por su trabajo
besos Zârck