06 enero 2010

"Adoración de los Reyes" (Evangelio según San Mateo, 2, 1-12).

Insisto, a los que hayáis sido buenos, que os colmen los Reyes Magos de regalos.
Los que hayáis sido malos, pues eso que os habéis llevado por delante.



Jesús nació en Belén de Judea cuando gobernaba el rey Herodes. Y he aquí, unos magos vinieron del oriente a Jerusalén, preguntando: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque al ver su estrella en el oriente, hemos venido para adorarle. (…)
Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Al ver la estrella, se regocijaron con gran alegría. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

2 se abrieron.

PERSÉFONE dijo...

Qué bien dialoga tu foto con los Evangelios.

En pocos días abrirá en Babilonia el Salón Luxemburgo y desde allí lanzaremos nuestros manifiestos sexo-políticos. El primero será la Carta a Roma (y no tendrá el tenor, ciertamente, de la que los niños dejan a los Reyes magos). Los muchachos en sotanas nos tienen hartas. Y hartos (porque en Babilonia cabemos todos).

Los Reyes Magos vienen cuando lo disponemos. Decimos: "hoy será 6 de enero". Y así. Hemos abolido los calendarios.

Tu jardín es el de las delicias, pero sin los infiernos musicales de El Bosco.

Bisoux, notre cher Zarck.

Maria Varu dijo...

... me gusta que retomes este texto, las flores de este jardín saben conservar las tradiciones y aunque el mundo avance, evolucione y cambie tampoco hay que olvidar el ayer...

Que los Reyes Magos sean generosos contigo, querido Zârck... besos