08 junio 2009

Fragmento de "Sexus" (Henry Miller).


Nos desnudamos y caímos en la cama de hierro, con hambre sexual de seis semanas. Nos lanzamos al asunto como un par de luchadores que se hubieran quedado a desenredarse en un ruedo vacío después de que se hubieran apagado las luces y de que la muchedumbre se hubiese dispersado. Mara luchaba frenéticamente para llegar a un orgasmo. En cierto modo había quedado separada de su aparato sexual; era de noche y estaba perdida en la oscuridad; sus movimientos eran los de un durmiente luchando con desesperación por volver a entrar en el cuerpo que había empezado a ceder. Me levanté para lavármela, para refrescarme con un poco de agua fría. No había lavabo en la habitación. A la luz mortecina de una bombilla casi extinta, me vi en un espejo resquebrajado, tenía la expresión de un Jack el destripador buscando un sombrero de paja en un orinal. Mara yacía boca abajo en la cama, jadeando y sudando, tenía el aspecto de una odalisca apaleada compuesta de pedazos de mica mellados. Me puse los pantalones, y anduve vacilante por el pasillo semejante a un túnel, en busca del lavabo, un hombre calvo, desnudo de cintura para arriba, se encontraba ante una pila de mármol, lavándose el torso y los sobacos. Esperé que terminara, resoplaba como una mosca mientras realizaba sus abluciones, cuando hubo acabado, abrió un bote de polvos de talco y se espolvoreó generosamente el torso, que estaba arrugado y encostrado como la piel de un elefante. Cuando regresé encontré a Mara fumando un cigarrillo y acariciándose. Se consumía de deseo. Volvimos al asunto, probando como los perros esta vez, pero no había forma. La habitación empezó acombarse e hincharse, las paredes rezumaban, el colchón, que era de paja, casi tocaba el suelo. La sesión empezó a adquirir todos los aspectos y proporciones de un mal sueño. Desde el extremo del pasillo, llegaba el resuello entrecortado de un asmático; sonaba como las notas finales de un huracán silbando por una ratonera arrugada.

7 se abrieron.

Eros dijo...

Interesante texto, aunque sacado de contexto me ha resultado un poquito confuso. Pero aún así, me ha gustado el modo en que describe las sensaciones.

Aziliz VanCris dijo...

A mi no es de los textos que más me han impresionado. Pero sí lo ha sido la imagen. Tiene... no sé, un toque de perfección que me encanta *_*

Aziliz VanCris dijo...

Lo sé ^^. La tomé prestada de ahí^^

•٠٠Lya Lugosi٠٠• dijo...

excelente imagen y texto.. me agrada después de un tiempo de haber dejado de frecuentar esto, haya más y más flores bellas y quejumbrosas.

Te espero en mi Edén...

www.liquenees-purpureos.blogspot.com

Lya

Luthien dijo...

es siempre reconfortante ver que hay lugares que se mantienen... un beso

Any dijo...

Saludos desde la redacción del blog "enhorabuena a los premiados".

Estamos comenzando nuestras andanzas por la red y el primer premio que hemos querido otorgar es el de mejor blog erótico (al que hemos llamado "Premio Fuego de Pasión"). El motivo de mi comentario es que tras encontrar tu blog, nos ha parecido un excelente candidato a nuestro primer premio. Por eso queremos invitarte a que te pases por nuestro blog y leas las bases del concurso. Si te interesa, te invitamos a que participes y te propongas, o que propongas a alguien como candidat@.

http://enhorabuenaalospremiados.blogspot.com

Un saludo desde la redacción de "enhorabuena a los premiados".

LUISA FERNANDA HENAO BARRERA dijo...

cuando leo escritos como este siento una mezcla de sensaciones, alcanzo a percibir el erotismo y la sexualidad pero...hay algo en la narracion que es demasiado masculino, una vision de caracter intrinseco a la exitacion de este genero. me encantaria leer algo completamente androgeno, un relato que me permita transitar por la mente y el cuerpo, bien sea de una hermosa mujer o de un magnifico semental masculino. un relato tan erotico y pueda trabajar en mi mente como los juegos previos...