06 enero 2009

"Adoración de los Reyes" (Evangelio según San Mateo, 2, 1-12).


A los que hayáis sido buenos, que os colmen los Reyes Magos de regalos. Los que hayáis sido malos, pues eso que os habéis llevado por delante.

Jesús nació en Belén de Judea cuando gobernaba el rey Herodes. Y he aquí, unos magos vinieron del oriente a Jerusalén, preguntando: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque al ver su estrella en el oriente, hemos venido para adorarle. (…)
Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Al ver la estrella, se regocijaron con gran alegría. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

Alguien se ha abierto.

Maria Varu dijo...

Oh, Zârck! me sorprendes y me alegra enormemente leer ese texto evangélico en tu jardín. Realmente amigo, tu jardín es único, porque se engalana de todo tipo de flores y de todo clase de naturaleza.

Un abrazo jardinero, te felicito por traer estas flores a tu jardín.

Besos Zârck.

María