18 septiembre 2008

"Fragmento de una carta" (Henry Miller).


He hundido la cabeza entre la fronda oscura de tu sexo, y allí quiero perderme. Quiero apresar en mi boca ese rescoldo terso y abultado, esa rosa carnal, pulsante, mínima, que hiere desde lejos. La tomo entre los labios con esmero, y dejo que mi lengua la vaya acariciando, muy despacio al principio, con más brío después. A veces, cuando siento más hondo tus gemidos, me detengo un instante para besar los pliegues ya entibiados, el dintel de la gruta que se adentra en lo oscuro…
No me sacia tu fruto más sabroso. Me basta escuchar tus gemidos. Quiero oír las palabras más sucias manchando tus labios. Soy un perro encarcelado lamiéndote el coño, un animal que ansía tu vulva estremecida, tus muslos oscilantes, tus piernas como esbeltas lianas de blancura. Tu sexo es ya un torrente que fluye por mi boca, una brasa muy dulce desgajada del día, tu sexo es una gema cegadora y terrible, que arrastra el oleaje creciente de los astros.

3 se abrieron.

MARIA dijo...

¿Y a quien le escribiría Henry Miller esta carta tan ardiente?

Jardinero, creo que el jardín necesita un poco de agua para calmar el fuego de esta carta.

Besos Zârck

ángel dijo...

¿Sexus? ¿Plexus?¿algún otro?

La estética y contenido de tu espacio son espléndidos.


Saludos...

TERESA dijo...

Explendido como siempre...
Bsos.