26 septiembre 2008

De "Corazón tan blanco" (Javier Marías).


No he querido saber pero he sabido que una de las niñas, cuando ya no era niña y no hacía mucho que había regresado de su viaje de bodas, entró en el cuarto de baño, se puso frente al espejo, se abrió la blusa, se quitó el sostén y se buscó el corazón con la punta de la pistola...

Alguien se ha abierto.

MARIA dijo...

Y es que el corazón y el pensamiento nunca les conocemos lo suficiente, nunca sabemos que hay verdaderamente en ellos. Y si uno no sabe lo que el mismo tiene ¿cómo saber lo que hay en los de los demás?

Besos Jardinero.