09 mayo 2008

"El amor y la sangre" (Victoriano Crémer).


El amor sube por la sangre. Quema
la ortiga del recuerdo y reconquista
el ancho campo abierto, la ceniza
fundadora, que la brasa sostiene.

El amor es herencia de la sangre,
como el odio, su amante, y se mantienen
íntimos, besándose, nutriéndose
de sus dobles sustancias transmitidas.

Nada podrá arrancarles de su abrazo:
La espada, el hielo, el tiempo, con sus filos
mezclarán sangres, que, lluviosamente,
germinarán odios, amor o nuevas sangres.

¿Cómo decir:
-«Aquéllos, que nunca conocieron
la sangre derramada, que separen
el odio del amor y reconstruyan
las viejas catedrales de la dicha...»

¿«Aquéllos»?, ¿son acaso otros que los murientes
trasvasados, hechos de sangre antigua?
No es posible lavarse el alma ni las manos
cuando fluye hacia ellas sangre y olor a sangre.

Si ha de hacerse el amor, será con sangre
trepadora, quemante, conocida,
pura sangre del odio, amante impávido
que el amor fecundiza.

Si ha de hacerse la paz...

-¡Callad, campanas!,
¡Ved la tierra, la tierra, que resume
su tempero sangriento y le convierte
en paz, en paz, a puñetazos puros...!

3 se abrieron.

Sandra dijo...

Cierto que por la sangre nos corre el amor y el odio. Cuando uno se desliza por ese océano rojo el otro tiene que dejarle paso. Dicen que es más grueso el amor que el odio, pero en ocasiones, en esas veces en las que se besan y se nutren, el odio, como un verdadero amante, siempre ahí pero invisible, siempre ahí pero de espaldas, siempre ahí pero irreconocible, se aprovecha del amor para robarle. Entonces son dos cuerpos exactos, que caben a la exacta perfección por la sangre que les da vida. Eso no debería pasar nunca, jamás deberían conocerse el amor y el odio, jamás deberían filtrarse a la vez por nuestra sangre hasta llegar a nuestro corazón... Cual una amante no puede ser vista por la mujer.
Pero quizá es peor no tener amor ni odio. Si no tienes nada, estás muerto.
Me encanta divagar entre las palabras, jugar con ellas, naufragar en ellas y encontrar alguna isla... Donde mis pensamientos estén a salvo.
Un fuerte beso.

LUNA LUNAR dijo...

Interesantísimo tu blog. me gustó demasiado tu poema. Yo también intento hacer un rincón poético. Así que si quieres me pasas a visitar.
Besos para ti y hasta Pronto!!!!!

Adnama dijo...

Muy bella, ardiente como la sangre, sangrienta como el amor...x cierto tienes algo en mi blog...un beso