28 abril 2008

"Elogio del dormido" (Josefa Parra).


Si no duerme el amor,
¿cómo observar su hermosa transparencia,
la reverberación que desde el sueño
surge, como un reguero luminoso?
¿Cómo encontrar la senda hasta el misterio
si no duerme el amor?

La vida se interfiere en la belleza,
pone alfileres de tangible hueso,
sellos de realidad inevitables.
La vida impone siempre su mandato.
Pero si duerme, pero si se escapa
el amor de la cárcel de este mundo,
su libre cauce asaltará la tierra,
llegará hasta mi pecho su secreto.

Si no duerme, ¿cómo recuperarlo?

2 se abrieron.

Adnama dijo...

Que bello, como siempre, mejor qu eno lo encontremos dormido...que faena despertarlo...un besazo

IGNACIO dijo...

El amor duerme, sueña, respira, y se transmite, dormimos para recupernos, como el amor, y cada madrugada, cuando despunta el sol, se presenta de nuevo ante nuestros ojos, casi sin darnos cuenta.

Quien vive en amor, amor recibe.

Besos recuperadores.