03 octubre 2007

"Eva o el pecado original" (Odette Alonso).


Nada fue como dicen.

Yo descubrí mi cuerpo mojado en la maleza
y lo empecé a palpar.

Era mi cuerpo solo el que se hinchaba
inflamada mi vela.

No supe qué corría por mi vientre
trepaba hasta mi pecho
enceguecía.

Tuve miedo y grité
tuve miedo y rodé por la maleza.

Era fuego era sangre era lava de volcán
era espejismo.

No supe qué pasaba y tuve miedo
pero dejé rodar mi cuerpo y la llovizna
y algo estalló vibrante quien sabe en qué recodo.

Después dormí tranquila
un tiempo inexplicablemente largo.

Después quizás llegara Adán pero yo no lo vi
otra vez la llovizna humedeció mi cuerpo
y me sentí gritar.

4 se abrieron.

Eva dijo...

Será por llamarme Eva. Llámame tú egocéntrica si quieres, Jardinero, pero cómo me ha gustado este post :)
Sonrisas entre la lluvia.

Alycia dijo...

Me encantó pasear bajo la lluvía por tu nuevo jardin...

gatina dijo...

Yo no me llamo Eva, y seguro que no soy la primera mujer que siente lo mismo...

Genial descripción... y muy buena la elección de la foto, como siempre.

Ronroneos, jardinero.

V* dijo...

Bueno, no sería precisamente un pecado descubrirse al fin.
No creo en la posibilidad de separarse del todo, de desligar a los hombres de nosotras, pero si es cierto que hay momentos en que mejor no ver a Adán.

Y como en otras muchas ocaciones, dudo si me impacta más el texto o la foto. Magnífico.