25 junio 2007

"Noche de copla" (Aurora Luque).

Como ya dije en su momento, me gusta leer las huellas de los paseantes del Jardín. Y hete aquí que entre estas ha aparecido la de una zamorana, no se si la primera pero si la única que se ha manifestado. Así que en una especie de nepotismo, Eva, hoy la entrada es para tí. Porque me da la gana.



Noche de amor perfecto, amargo, oscuro.
Presente comprendiéndose a sí mismo
hinchado al fin de vida.
El mundo, tal vez innecesario.
El vello desprendido sobre la piel muy húmeda.
Anacrónicamente, la colcha años cuarenta
con cinco japonesas azuladas.

4 se abrieron.

Eva dijo...

Vaya detallazo, jardinero.
No sé qué decir, pero muchas gracias, paisano.
Joer, se me ha quedado una sonrisa de boba... jajaja.
¡Un beso enorme!

TERESA dijo...

Que regalo mas bonito...

almadeangel dijo...

alaaaaaaaaaaaa....que envidia¡¡¡¡ yo tabien qeroooooo¡¡¡¡jejeje
besitos buen comienzo de semana

V dijo...

No tanto con el texto, pero si con la imagen que lo acompaña:

"No hay visión más exquisita y voluptuosamente incitante que la de una mujer bien formada, sentada o tumbada, desnuda con las piernas cerradas, oculto su coño por los muslos y sólo indicado por la sombra proveniente de los rizos de su toisón, que se espesa al acercarse a la parte superior del Templo de Venus, como si quisiera ocultarlo. Entonces, a medida que sus muslos se abren suavemente y la raja en el fondo de su vientre se abre ligeramente con ellos, aparece el crecimiento de los labios, surgen el delicado clítoris y las ninfas, se ve el incitante tinte rojo de toda la superficie y el conjunto queda enmarcado por cabello rizado, suave y brillante mientras que por los alrededores no hay sino la carne suave y marfileña del vientre y de los muslos, que le proporcionan el aspecto de una joya en su estuche. Los ojos del hombre nunca podrán descansar en un cuadro más dulce."