17 mayo 2007

"La otra puerta del placer" (Carlos Drummond de Andrade).



La otra puerta del placer,
puerta a la que se llama suavemente,
su convite es placer herido a fuego
y eso lo hace mucho más placer.

El amor no es completo si no sabe
cosas que sólo amor puede inventar.
Busca el estrecho atrio del cubículo
al que la luz no llega, y sí el ardor
de impaciente, mordiente
hambre de conocimiento por el gozo.

Alguien se ha abierto.

Gatina dijo...

oEsto me recuerda a cuando, de pequeños, a la hora de comer decimos que no nos gusta algo y mamá nos contesta: "no puedes decir que no te gusta, no lo has probado!!!" Con los años, nos vamos dando cuenta de cuanta razón tienen las madres... (algunas veces, jeje)