24 abril 2007

Fragmentos de "El cielo protector" (Paul Bowles).

El día 23 de este mes se entregó a Antonio Gamoneda el Premio Cervantes 2.006. Dado que fue festivo en los lares donde mora el jardinero, aprovecho la entrada de hoy para dejar estos dos ejemplos ya traídos anteriormente de su obra.




Creo que los dos tenemos miedo de lo mismo. Y por una misma razón. Nunca hemos conseguido, ninguno de los dos, entrar en la vida. Estamos colgando del lado de afuera, por mucho que hagamos, convencidos de que nos vamos a caer en el próximo tumbo.

***

Estaba en algún lugar; para regresar de la nada había atravesado vastas regiones. En el centro de su conciencia había la certidumbre de una infinita tristeza, pero esa tristeza lo reconfortaba porque era lo único que le resultaba familiar.

Alguien se ha abierto.

Ataraxia dijo...

Gigantes palabras para los susurros de los pies.
Saludos!