20 abril 2007

Fragmento de "El túnel" (Ernesto Sábato).



Yo no decía nada. Hermosos sentimientos y sombrías ideas daban vueltas en mi cabeza, mientras oía su voz, su maravillosa voz. Fui cayendo en una especie de encantamiento. La caída del sol iba encendiendo una fundición gigantesca entre las nubes del poniente. Sentí que ese momento mágico no se volvería a repetir nunca.

-Nunca más, nunca más- pensé, mientras empecé a experimentar el vértigo del acantilado y a pensar qué fácil sería arrastrarla al abismo, conmigo.

2 se abrieron.

Virginia dijo...

Solo pasaba para saludarte. Ultimamente no tengo mucho tiempo,y he de decir que en el poco que tengo, siempre, es un placer poder visitarte y leer entradas como esta (ya sabes que son de mi estilo)

Besos

Pichu dijo...

Quizas no lo hayas hecho adrede y solo haya sido una mera coincidencia, pero cuando he leído lo de "si me buscas, me encuentras" he sonreído porque me has recordado a la paradoja que tengo en mi album " buscame sin encontrarme". =) Veo que todo sigue fantasticamente por aqui, con tus fragmentos (vaya, me siento un poco inculta cuando paso por aqui y veo que lees tanto, qué envidia! ojalá yo leyera más deprisa, aunque al menos así saboreo cada palabra que leo, que ahora me zampo un libro detrás de otro, cosa que no esta nada mal...)

Un besito jardinero, lo hayas hecho adrede o no, has conseguido que sonría, y eso es todo un detalle por tu parte.